Masajes eróticos

Hay muchas maneras de expresar el afecto y mejorar el encuentro sexual; pero sin duda, los masajes compartidos son los que conducen a un goce tan erótico como curativo.

Por puro instinto, cuando apreciamos a alguien solemos abrazarlo y acariciarlo. El contacto físico es una de las mejores formas de transmitir afecto, y en forma de masaje, trae beneficios para todo el organismo. Practicarlos en pareja es una excelente forma de enriquecer la relación y el ánimo.

A diferencia de una caricia, que transmite una emoción y es espontánea, el masaje obedece a un patrón establecido y busca el efecto del contacto por sí mismo. Pero entre personas que comparten la intimidad, pueden provocar efectos imprevistos al producirse un intercambio especial de energía.

Como realizar masajes eróticos

Espalda contra espalda

Antes de empezar, se inicia el contacto físico poniéndose espalda contra espalda, sentados o de pie. En esta posición se centra la atención en las zonas que están en contacto para aumentar la receptividad de las sensaciones. Luego se puede continuar con los ejercicios.

Primero uno puede hacerle el masaje completo al otro y recibirlo después (o no), o bien se pueden ir cambiando los papeles alternativamente.

Se aconseja preparar el momento:

– elegir un día y un horario donde no serán interrumpidos

– disponer de una colchoneta de fibras naturales donde recostarse

– preparar la iluminación, la música y la temperatura ambiente

– colocar en un hornillo un aroma sensual.

Comentarios cerrados.