Cremas reductoras

Cremas reductoras

Una opción natural para bajar la panza con cremas reductoras.

Se acerca el verano y la idea de mejorar el aspecto de nuestro cuerpo comienza a ser una preocupación constante.

Queremos que esos “rollitos de más” que tanto nos molestan desaparezcan, sea como sea.

Te proponemos un recurso que puede ayudarla a lograr ese objetivo: las cremas naturales reductoras de abdomen.

Es sabido que nada reemplaza a las dietas y al ejercicio físico, sin embargo, un buen tratamiento reductor cumple nuestro deseo de tener una panza chata.

Desde la antigüedad la gente protegió su cuerpo por medio de productos naturales. Si bien no existían cremas como ahora, lo que se hacía era extraer algas del mar y colocarlas en una bandera para realizar baños de inmersión.

En otros casos, los baños de leche servían para cuidar la piel y ciertos principios activos para reducir adiposidades localizadas.

Todos estos tratamientos iban acompañados de masajes para potenciar los efectos de modelación. Los principios activos más antiguos y que aún perduran por su eficacia son:

Algas marinas
Lodos marinos
Hiedra   trepadora
Hederá helíx
Centella asiática
Café (cafeína)
Yerba mate

¿Por qué el beneficio de lo natural?

Así como cuando ingerimos un alimento orgánico, nuestro cuerpo lo recibe más “amablemente” que si fuese sintético o desnaturalizado, igual sucede cuando acercamos a nuestro organismo sustancias cercanas a su estado natural con el objeto de embellecernos o de cuidar nuestra salud.

Espontáneamente, nuestro cuerpo las recibe como parte de su naturaleza sin reaccionar en forma brusca porque existe una armónica sintonía entre los procesos de todo lo vivo. De esta manera, logran integrarse y actuar a nuestro favor.

Las sustancias naturales actúan estimulando o frenando ciertos procesos orgánicos; si las usamos con consciencia y en su justa medida, trabajarán en el cuerpo en forma ecológica.

Cremas reductoras de abdomen

Las funciones de las sustancias que encontramos con más frecuencia en las cremas reductoras naturales que circulan en el mercado son: las que favorecen el metabolismo de las grasas corporales, la eliminación y el drenaje de elementos tóxicos, las que estimulan la eliminación de líquidos retenidos y por último, las que mejoran la estructura, aspecto y función de la piel.

Además de los principios activos mencionados anteriormente, en la actualidad las cremas reductoras naturales cuentan con:

RETINOL: vitamina A, que favorece la eliminación de grasas.

CARNITINA: molécula fabricada en el organismo que favorece el metabolismo de las grasas corporales.

En algunos casos estas cremas también contienen ciertas plantas medicinales que tienen por función favorecer el metabolismo de las grasas corporales, tales como:

– Té verde: contiene cafeína.

– Yerba mate: contiene cafeína.

– Fucus: actúa como estimulante del metabolismo celular y la eliminación de residuos.

Mujeres embarazadas o que se encuentren amamantando: deben consultar a su médico antes de usar cremas reductoras de abdomen para evitar causarle algún tipo de daño al bebé.

Además, durante el embarazo es beneficioso aplicar cremas reductoras que también contengan vitaminas A, B y E para no perder la elasticidad de la piel y prevenir las estrías. Dichas vitaminas se encuentran en las cremas a base de frutas como, por ejemplo: papaya, mango, kiwi, ananá y durazno. También las contienen las cremas a base de rosa mosqueta.

Personas alérgicas y/o las de pieles muy sensibles: deben consultar al médico antes de aplicarse estas cremas para prevenir reacciones alérgicas.

Personas que sufren hipertiroidismo: deben evitar las cremas que en su composición tengan Fucus o algas marinas, dado que el yodo puede ser perjudicial para ellas.

Personas con hipotensión arterial o que estén medicadas con diuréticos: deben tener cuidado con aquellas cremas que contengan sustancias con efectos diuréticos.

Dúos tóxicos.

– Centella asiática: favorecen  a la eliminación de líquidos.

– Diente de león, ayuda a eliminar toxinas y líquidos retenidos.

– Cola de caballo: favorece la eliminación de líquidos y de toxinas.

– Marrubh: planta con actividad diurética y depurativa.

– Limón: ejerce una acción astringente y diurética, favorece la depuración corporal.

Cremas reductoras para distinto tipo de piel

En el caso de las pieles muy secas o deshidratadas conviene elegir productos con propiedades hidratantes como aceite de rosa mosqueta, germen de trigo, aloe vera, aceite esencial de rosa, palma rosa o de fokienia. En cambio para las pieles grasas conviene aplicar sustancias como aceite de jojoba, aceite esencial de ciprés o de limón, que poseen acción astringente.

Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio.

Leave a Reply